SIMPLICITY LLEGÓ A JUNIN Y ENCENDIÓ LAS ALARMAS FARMACÉUTICAS

La empresa pertenece al grupo Pegasus, dueños de Farmacity y ya está instalado en la provincia de Buenos Aires. Desde los Colegios de Farmacéuticos encienden sus alarmas ya que afirman es una manera de intentar incumplir con el dictamen de la Suprema Corte de Justicia.

 

La marca Simplicity ya está instalada en la ciudad de Junin. La misma pertenece al grupo Pegasus y es una especie de subsidiaria de Farmacity: propone el mismo sistema comercial aunque limitándose, en principio, a la venta de perfumería y productos de la marca principal.

Atilio Villani presidente del Colegio de Farmacéuticos de Junin dijo que según fue informado el grupo ya presentó un pedido de habilitación al municipio juninense para la venta de productos farmacéutico y herboristería, “algo que está totalmente en contra de la ley ya que un farmacéutico debería hacerse cargo de esto”. Desde el Colegio ya fue presentado un pedido al Concejo Deliberante exhibiendo su posición en contra de este tipo de facultad. “Uno termina trabajando de policía para que no ocurra la entrega de medicamentos en estos lugares”, dijo Villani. Si bien en 2017 el cuerpo legislativo de Junin ya se opuso a este tipo de empresas, para el profesional “por mas que pongan un farmacéutico no está habilitado. Farmacity está pasando por arriba de la ley sin importarle absolutamente nada.”

A su vez, Eric Bocca presidente del Colegio Farmacéutico de Mercedes declaró que como colegiados están atentos y ante cualquier inconveniente de este tipo recurrirán a las autoridades municipales y seguramente contarán con su apoyo, tal como ya sucedió en ocasiones previas. “Es una metodología que le busca la vuelta para poder entrar, cosa que no van a poder hacer porque ya esta dictaminado que eso no se puede hacer“, remató Bocca.

FARMACITY NO ENTRA

Debemos recordar que el día 30 de junio la Suprema Corte de Justicia se expidió sobre la causa y lucha judicial iniciada entre el grupo Pegasus y el Colegio Farmaceútico de la Provincia de Buenos Aires, donde éste último ganó la pulseada. A partir de ese momento, el intento de Farmacity de distribuir su cadena de farmacias en localidades bonaerenses fue fallido.

Farmacity pretendía no adecuarse a la Ley Provincial de Farmacias número 10.606, desconociendo una norma que había sido votada por todas la fuerza políticas y ratificada en todas la instancias judiciales, Cámara y Corte. La misma busca establecer reglas claras que prioricen la salud pública por sobre la rentabilidad. La disputa llevó cerca de 10 años y finalmente la Corte Suprema hizo lugar al reclamo de los Colegios Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires.