OCTUBRE: MES DE LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA

Este mes de octubre es el Mes de Concientización del cáncer de mama, una patología de muy alta incidencia en la mujer. El objetivo es concientizar a las mujeres sobre los controles que se deben realizar y cuáles son las prácticas que reducen el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Carlos Martín Loza, ginecólogo y mastólogo del Instituto Fleming, habló con Radio Meridiano y nos dejó estas recomendaciones.

Una cada ocho mujeres en el transcurso de su vida, puede desarrollar un cáncer de mama. Ello implica que en la Argentina son 21.000 mujeres por año las que desarrollan este tipo de enfermedad. De ellas, fallecen alrededor de 6.000 personas en mujeres por años por esta patología.

Si bien también hay cientos de mujeres que ante la adversidad han tenido una operación de mamas pudiendo sobrevivir al cáncer, no es el 100% de los casos y por eso el objetivo es concientizar sobre la necesidad de realizarse los controles.

El cáncer de mama es una patología que se puede detectar de manera precoz realizando mamagrafías. Con ella podremos saber de esta patología previo a que la mujer pueda palparlo, de esa manera estamos detectando una lesión prematura y curable con un 95 a 98% de posibilidad de curación.

Es muy importante también remarcar que toda mujer, aún sin ningún antecedente familiar, debe realizarse sus controles mamarios rutinarios, como son el autoexamen, las ecografías y la visita a  su médico ginecólogo o su clínico y, a partir de los 40 años, sí se debe realizar una mamografía anual hasta más o menos los 75 años. “Para estar 100% tranquilo debe realizarse la mamografía ya que es mucho mejor y más sensible” explicó Loza al aire de Meridiano.

@magdalenailustra

Además, el 75% de las mujeres que desarrollan un cáncer de mama no han tenido ningún antecedente familiar. “El hecho de no tener antecedentes familiares, no libra de la probabilidad de desarrollar estas patologías”, comentó el médico.

Por otra parte es importante saber que las mujeres que toman anticonceptivos pueden hacerlo sin ningún problema ya que no aumenta la incidencia de este tipo de cáncer. Mantener y hacer un hábito de la vida sana sí es algo muy importante. Se ha visto que las personas con sobrepeso y obesidad tiene más probabilidad desarrollar esta enfermedad porque el tejido adiposo produce muchos estrógenos de manera periférica y eso genera una microambiente patológico aumentando el riesgo. Por eso una dieta balanceada y baja en grasas, bajo contenido de alcohol y tratar de no fumar son prácticas que reducen el riesgo de desarrollar esta patología.

Loza recordó que cada persona es particular y no debe dejarse llevar por experiencias ajenas. “Cada persona debe acudir a su médico y hacer los estudios que corresponda  porque cada persona tiene su propia patología y no todos somos iguales”.

Además, señaló que existen diferentes patologías ginecológicas a diferentes edades. La enfermedad del cuello de útero por ejemplo, se debe al virus del HPV,  que es de transmisión sexual y que más del 80% de las personas sexualmente activas en algún momento de la vida va a desarrollar. Hoy, sin embargo, puede disminuirse el riesgo de desarrollarlo gracias a la vacuna presente en el calendario anual. Todas las mujeres se deben vacunar a partir de los 11 años y se debe seguir realizando hasta aproximadamente los 70 años.

El médico especialista en mastología señaló que, así como son importantes los estudios preventivos y las visitas médicas asiduas, no son recomendables la automedicación ni una higiene excesiva en la zona vaginal. Es normal encontrar publicidad comercializando óvulos o toallas prometiendo un mejor aseo de la zona, sin embargo, una higiene normal externa con jabones neutros es lo correcto.