“A veces son las familias las que ponen límites”

El encuentro recreativo de atletismo inclusivo desarrollado el jueves en nuestra ciudad “sirvió para abrir el tema” a la comunidad, opinó la profesora Daniela Libares. “La persona con alguna discapacidad debe empezar a valerse por sus medios”.

 

“Fue una experiencia muy hermosa”, contó Libares sobre la jornada deportiva de la que participaron representantes del CEF Nº 40, del CEF Nº 193 de Gowland y adultos mayores del Instituto Diferencial Privado Sukich, ubicado en Altamira. Como invitada se presentó la atleta paralímpica mercedina Romina Fernández, poco antes de su viaje a la provincia del Chaco para participar de una competencia.

“Eventos de este tipo sirven para seguir abriendo el tema. A veces son las mismas familias las que ponen límites. Pero nadie es eterno ni indispensable, y la persona con alguna discapacidad tiene que empezar a valerse por sus medios“, analizó.

Durante el encuentro se realizaron pruebas de salto en largo, de velocidad (de 60, 80 y 100 metros llanos), lanzamiento de bala (de 2, 3 y 4 kilos de peso) y de pelota de trapo. Este tipo de evento recreativo de atletismo inclusivo se realiza cada año como acción de invierno de los CEF y de él participan personas con diversas discapacidades (motriz, cerebral, etc.) y sin ellas. En esta edición se sumó como novedad un jugador de bochas en silla de ruedas.

Romina Fernández hizo una demostración de sus especialidades poco antes de iniciar un período de concentración en la localidad de Vedia (desde este domingo hasta el 27 de julio) de cara a su participación el sábado 30 en el Open Internacional de Atletismo a desarrollarse en la ciudad de Resistencia. En agosto la deportista concentrará en Jujuy con la cabeza puesta en sus futuras presentaciones.