“La costumbre de ir a trabajar todos los días se perdió”

Desde el sector frutihortícola denuncian un faltante de mano de obra producto del escaso entusiasmo de la gente que “con un plan social se conforma” para subsistir.

 

 

A propósito de los anuncios vertidos por el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, Radio Meridiano dialogó con Susana Castagneto, referente de los productores de frutas y verduras en nuestra región. Y sus reflexiones fueron más allá de las medidas puntuales que planea adoptar el Gobierno. Dijo Castagneto: “Acá hay una falta enorme de gente capacitada para trabajar; hay que capacitar a las personas y enseñarles que en la vida hay que trabajar, es así. Por acá, los que tienen planes no quieren asumir el compromiso, que los pongas en blanco, ni siquiera que les hagas un seguro de trabajo”, contó.

“Como tienen una entrada fija (con el plan), trabajan uno o dos días, para cubrir algún gasto puntual, y se van. En necesario generar en ellos una conciencia de la responsabilidad. Al productor que es monotributusta no le resulta barato poner a una persona en blanco, y quizás a los diez días deja de venir, con todos los problemas que acarrea tener que darlo de bajo. Por la falta de recolectores se pierden kilos y kilos de productos todos los días. Hay que hacer un clic en la cabeza de la gente, generarle ganas de progresar, que tengan un objetivo a mediano y largo plazo”, alentó.

Más allá de otros temas que generan preocupación entre los productores, como el costo del combustible, por la incidencia que tiene en el traslado de mercaderías, Castagneto insistió en la necesidad de “entusiasmar a los trabajadores, porque para progresar en todos los rubros necesitamos gente. Lamentablemente, la costumbre de ir a trabajar todos los días se perdió. Y eso que un sueldo mínimo hoy es más que un plan, hay sueldos muy buenos. Si la persona rinde los productores no tenemos problema en pagarle, pero eso no pasa”.

Falta voluntad, la gente está aplastada y es el Gobierno el que debe volver a entusiasmarla. La propuesta que presentaron ayer no es mala, pero hay que acompañarla con otras cosas”, dijo la referente del sector frutihortícola. “Las mujeres nos llaman para pedirnos que sus maridos vuelvan a trabajar; pero los hombres se han acostumbrado a quedarse en la casa porque con el plan les alcanza”.