EL CONCEJO DIO EL VISTO BUENO PARA EL NUEVO TERRENO DE CASA ACTIVA

En una sesión extraordinaria de ayer, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad que el predio de Acceso sur y 132 pueda ser utilizado para desarrollar el programa Casa Activa.

El terreno, ubicado frente al barrio Favaloro, fue elegido luego de que se cayera la compra de tierras de la Granja Arco Iris en el barrio El Rosedal. Con el aval del poder Legislativo, desde la oficina de la intendentencia podrán avanzar en el resto de las gestiones para que PAMI pueda llevar a cabo este plan que, según explicaron, proviene de países nórdicos y es una revolución dentro de la gerontología.

La novedad viene a dar punto final a un asunto que implicó idas y vueltas, luego de que el municipio tuviera que dar de baja la compra del predio de la Granja Arco Iris debido a las quejas y oposición de los vecinos del lugar. En medio de un contexto de campaña política, y en vistas a las elecciones generales de noviembre, desde el oficialismo consideraron que el reclamo puede ser válido pero que sin embargo, creen que el mismo estuvo teñido de intereses políticos. Mariana San Martin, presidenta del bloque, consultada por Alberto Florella sobre una actitud discriminatoria por parte de los vecinos, dijo que estuvo en una reunión con un grupo grande de vecinos convocados al Concejo Deliberante y que de la palabra de los vecinos no puede deducir eso. Sin embargo, aseguró que “los vecinos llegaron un tanto confundidos. Y ahí es donde nosotros creemos que hubo alguna mal intención por parte de la oposición porque, lo que ellos tenían entendido que era el proyecto Casa Activa, era totalmente diferente a lo que realmente es”, afirmó y agregó que “los vecinos no habían tenido acceso al proyecto”. “Supongo que han sido influenciados por algunas dirigencias de la oposición, en ese sentido en tratar de inocularles una propuesta que era totalmente diferente a lo que significa casa Activa”.

En este sentido, Matias Dematei, presidente del Concejo, fue más allá y señaló a Evangelina Cabral y Juan Navarro como dos de los dirigentes políticos que estuvieron “colocando su granito de arena para herir susceptibilidades”. El funcionario y representante del Frente de Todos aseguró que en plena campaña política uno no quiere entrar en conflicto con nadie pero que, “por ejemplo, la concejal Cabral y el presidente de la UCR Juan Navarro, dejaron muy en claro que ellos no iban a acompañar esa compra bajo ningún tipo de vista”. “Llevaron una cuestión que tenía que ver con mejorar la calidad de vida a los adultos mayores, al terreno político partidario. Se salió por el lado positivo, pero no hay que dejar de recordar eso”, finalizó.

 

EL DESTINO DE LA GRANJA

El reclamo de los vecinos del Rosedal, así como llevó a cancelar la compra del predio de la Granja Arco Iris, también inhabilitó el proyecto de la institución que buscaba construir un centro de día con el dinero adquirido por la transacción.

Sin embargo, Dematei anunció que junto al intendente Ustarroz, asumieron el compromiso de lograr llevar adelante este proyecto que quedó trunco. Según señaló, en una reunión con integrantes de la Granja, les comunicaron que el municipio se va ocupar, a través de gestiones de nación para que eso se lleve adelante en un muy pero muy corto plazo. “Así que, quienes son parte de la granja no se desprenden del terreno y el proyecto de la granja se va a realizar. De hecho, va a ser superador”.

Mercedes Caputo, directora del espacio, dijo respecto a la noticia que esperan en unos días tener más detalles y que, aunque les queda un sabor amargo, mientras tanto continuarán trabajando como si nada hubiera pasado.