FESTIVAL DEL SALAME: ÉXITO TOTAL

Durante el fin de semana Mercedes vivió el 47° Festival del Salame Quintero con una numerosa asistencia, muy buena energía y récord de ventas. El acierto del cambio de predio le dio un salto de calidad al festejo más importante de la ciudad.

 

Desde el sábado a las 11 de la mañana hasta el domingo a las 11 de la noche, las entradas del Parque no pararon de ver transitar familias, parejas, grupos de amigos, niños y niñas corriendo y disfrutando de un día al aire libre.  Con una lista extensa y variada de artistas tanto folklóricos como fusión, con el cierre de Bersuit Vergarabat, más de 30 carpas rodearon al escenario principal en forma de U. Un acierto de la producción y organización que generó una mejor forma de disfrute de la jornada que estuvo repleta de alegría.

El intendente Juan Ignacio Ustarroz, en conversación con Alberto Florella, dijo al aire de Radio Meridiano: “el balance es muy positivo, fue un éxito en un contexto más difícil. Siempre hay cosas para mejorar pero el agradecimiento enorme es a toda la gente que trabajó y a la gente que concurrió” y remarcó que el comportamiento del pueblo de Mercedes fue ejemplar y colaboró en darle a la fiesta ese clima humano que hace que la fiesta sea todavía mucho mejor.

Entre las cuestiones a mejorar, el intendente apuntó hacia la pasarela. “Eso fue uno de los cuellos de botellas que tuvimos”, reconoció e indicó que tuvieron que ir regulando el paso y se hizo bastante engorroso y lento. A pesar de ello, la apuesta es a seguir desarrollándolo en este nuevo predio ya que tanto productores como público lo recibieron con gusto.

Según los cálculos, más de 40 mil personas fueron las que disfrutaron de una fiesta que batió récords de ventas, asistencia y demostró una muy buena organización. Alejada del clásico predio del Ex Martín Rodriguez, uno de los detalles más elogiados fue la decisión de trasladar el evento al Parque Municipal Independencia: predio más grande, mejor disposición para el estacionamiento y distribución de personas visitantes.

Productores de salame, las carpas gastronómicas de los diferentes clubes deportivos, puestos de artesanos, cerveceros, todos expresaron un gran nivel de ventas. En algunos casos, quedándose sin stock para abastecer a los y las visitantes. Los dos primeros fueron los que más consumo convocaron. En paralelo, el rubro hotelero estuvo con su capacidad totalmente cubierta. Hubo una gran cantidad de visitantes de diferentes ciudades y muchos pasaron más de un día en la ciudad, lo que implica una inyección económica en el sector comercial y por ende del trabajo.

Podría decirse que si bien es cierto que la Fiesta Nacional del Salame es una fiesta popular ya clásica y éxitosa, no es menos importante quien la ejecuta, ordena y se responsabiliza públicamente ante su gestión y gabinete logrando una convocatoria que ha sorprendido a muchos. Primero por el lugar elegido, segundo por la característica de la convocatoria y tercero por la rapidez con que se ha organizado esto con amplia participación del gabinete y empleados municipal y todos aquellos que colaboraron de una u otra manera a esta edición del Festival del salame Quintero mercedino, el evento más masivo después de más de un año y medio sin poder realizarse debido a las condiciones de pandemia.

 

 

VISITAS Y MÚSICA

El festival, así llamado de manera excepcional dadas sus condiciones de producción, entre ellas, su duración (dos días contra los tres que debe tener para ser una Fiesta Nacional), contó con diferentes agrupaciones musicales y de danzas, quienes se vieron acompañadas por bailarines y fanáticos a lo largo de las horas, con sol y con luna. Mientras el día sábado se disfrutó del Ballet Nuestra señora de las Mercedes, Peña y Patio Folklórico, Grupo Los Amigos, El Pedregal, Ballet Municipal Estrella del Sur, en el repertorio folklórico; por la tarde noche comenzaron a sonar Pablo y Patota Aschero junto al Patio de Tango y Estímulo Dance, bajo el arte del tango, y Rulo Godar y Nación Wiphala, Mamabora y Salamines fueron quienes ocuparon el escenario bajo las estrellas, llevando su música fusión, rumba y rock nacional generando un cierre a puro baile y disfrute.

El domingo llegó el grupo Bersuit Vergarabat que cerró la doble jornada. Con un sonido impecable y una puesta técnica destacable ambos días, el clima de alegría y festejo llegaba a cada rincón del evento. El show de La Bersuit que contó con una participación especial y emotiva del grupo de Ballet Folklórico Santa Cecilia, fue precedido por Zamba trío, Sebastián Giovanetone, Gonzalo de Jesús, Ivana Cestari, Escuela Municipal Ballet, Semilla Agreste, Martín Soler, Oscar Rosello y Los López Heredia.

El momento emotivo se lo llevó un homenaje especial para las familias Ghigliotti, Siri y Bigongiari, familias productoras que tuvieron que despedir algún integrante de su familia, parte de la gran tradición en la elaboración e historia.