Damián Defelippe, afuera de la Selección Argentina de Fútbol para Amputados

Fue desafectado, junto a otros tres jugadores, después de reclamar “que se trabaje más seriamente”. Perteneció once años al representativo de la especialidad pero las desinteligencias con la actual dirigencia sellaron su destino.

 

“Me causa mucha tristeza tener que retirarme pero es algo que vine pensando desde que regresamos de Colombia (donde el equipo disputó el Sudamericano de la disciplina). No me gustaron ciertas actitudes del cuerpo técnico para conmigo. Con los dirigentes no nos pusimos de acuerdo, yo y otros jugadores, en cómo se venía trabajando y finalmente nos terminaron desafectando”, contó el deportista mercedino en comunicación con Radio Meridiano.

El ‘Pulga’, como se lo conoce, lamentó no haber recibido un llamado telefónico directo del técnico para anunciarle su salida del combinado nacional. “Si fuera por una baja en mi rendimiento lo hubiese entendido, e incluso me hubiese puesto a entrenar aún más duro. Pero no fue por eso, no. Nosotros planteamos que la Selección empezara a tener otro reconocimiento, a trabajar de otra manera, más seriamente”, aclaró.

Campeones del título sudamericano en la Argentina en 2018, los integrantes del Seleccionado estuvieron a punto de no viajar a Colombia porque hasta un día antes no tenían los pasajes aéreos. Una gestión de última hora del presidente de la AFA, Claudio ‘Chiqui’ Tapia, les allanó el camino al torneo regional. Resulta una paradoja que la Federación Argentina de Futbolistas Amputados (FAFA), con sede en Paraná, Entre Ríos, que maneja el Seleccionado nacional, no integra la AFA. Ese era uno de los pedidos de los jugadores que resultaron desafectados.

“Somos gente grande; no hace tres meses que juego con ellos, hace once años que estoy en la Selección, mínimamente esperaba un llamado del técnico (Marcelo Hereñú)”, dijo Defelippe. “Veníamos arrastrando ciertas cosas desde hace tiempo, cosas que te desmotivan, que no te dan ganas de seguir. Uno hizo tantos sacrificios para que este deporte crezca…Ahora prefiero dar un paso al costado, si esta gente sigue (Hereñú y su hermano Hugo, presidente de la FAFA) no quiero saber más nada“, insistió. “Les hemos pedido que entren en la AFA, que traten de meternos en el Cenard, pero ellos quieren hacer todo solos. El año que viene va a haber elecciones en la FAFA, veremos qué pasa”.

Con 36 años de edad, Defelippe se siente “en plenitud como para seguir jugando un tiempo más; me entreno todos los días, no paro. Ahora voy a terminar la Liga Argentina con Los Guerreros de Rosario, no los voy a largar en banda”, aclaró, dejando abierto el interrogante sobre su futuro a mediano y largo plazo. Por lo pronto continuará trabajando como entrenador de arqueros en el Club Mercedes.