Francesco Siri se consagró subcampeón nacional de patinaje artístico

Con apenas diez años de edad, el deportista nacido en Mercedes sigue conquistando lauros. En La Rioja obtuvo el segundo puesto en el máximo certamen de la especialidad.

 

 

A principio de julio, el niño había alcanzado el primer puesto en su categoría en la instancia regional disputada en Berazategui, lo que le otorgó el pase directo a la siguiente etapa. Ahora compitió en La Rioja con otros cuatro patinadores y conquistó el segundo lugar.

Francesco Siri es hijo del cardiólogo Javier Siri y de Paola Giacoy. Cursa la escuela primaria en el Colegio Nuestra Señora de la Misericordia. Comenzó en el patinaje artístico a los cinco años, “después de ver a mi hermana que también lo hacía; me gustó y decidí empezar”, le contó a Alberto Florella en su programa ‘Comunicación y vida’.

En la actualidad se entrena tres veces por semana por espacio de una hora y media en el gimnasio del Colegio San Antonio. Contento con el subcampeonato obtenido en La Rioja redobló la apuesta al sostener que “ahora me toca perfeccionarme para llegar a campeón nacional”.

Para la performance que lo catapultó al podio eligió una canción de Adele y obtuvo un puntaje de 5,91 unidades. Compitió representando a la Federación Porteña de Patín. Su figura preferida, dijo, es ‘la mariposa’, aquella en la que el patinador eleva una de sus piernas y la toma con una mano formando una curva por sobre la espalda. La realizó, claro, en la rutina que lo consagró y promete no abandonarla en su camino hacia la primera posición nacional.